Con Davinia Saorín pero contra su ley del aborto

Estoy muy de acuerdo con lo que dijo Davinia Saorín, excepto en lo de llamar terroristas de lo cual se retractó a posteriori. Pese a ello, a mucha gente le ha causado risa y a la vez indignación sus palabras.

Yo quiero dejar clara mi opinión, muy meditada, por cierto, sin dejarme llevar, como nunca lo hago, por la opinión mayoritaria de la masa social.

Vamos primero por la cuestión moral. Puesto que soy un ser humano consciente, no deseo la muerte a nadie. Por ser un ser humano presupongo que lo que soy ahora comenzó a formarse en el vientre de mi madre, inclusive las primeras catorce semanas de gestación. Si se impide la gestación, no hay luego nacimiento, por tanto para nacer tienes que haberte gestado, forma parte del proceso y eso es lo que importa. Por lo tanto, la ley de las 14 semanas no tiene sentido moral.

Sigamos por la cuestión social y aquí es donde Davinia Saorín dice algo que a mucha gente le parece chocante y de lo que poco se habla, y donde más la defiendo. Lo que Davinia dice es que en el siglo XXI existen muchos métodos anticonceptivos, aludiendo principalmente a los adolescentes. Importante también es el daño psicológico que se puede producir en la madre, principalmente de la depresión que puede verse agravada según la mujer.

Pero cerrando el tema, también tengo que decir que aunque me parezca triste cualquier aborto, aunque en algunos casos me parezca necesario, y a pesar de poder entrar en contradicción con lo dicho, yo daría total libertad para que cualquier mujer decida si quiere abortar ya que denegarle esa opción iría en contra de la libertad de la persona.

Por otro lado aplaudo que Saorín se ha expresado de una manera natural, sin leer ningún guion. Cuando se habla sinceramente y con buena voluntad, no importa de qué partido sea, aunque luego no esté de acuerdo con la ley que defiende, cree en lo que está diciendo sin engañar a nadie, eso es de alabar.

Mientras todo esto ocurre, le pediría al Gobierno que tome medidas para salir de la crisis, para que muchas mujeres que no tienen dinero para mantener a un hijo, o a un hijo más, no sea el dinero la razón para abortar. Y a los que manejan al Gobierno les diría que dejen de jugar al divide y vencerás.